En este momento estás viendo Beneficios de realizar ejercicio en personas con Cáncer
La actividad física. Tu alidada en la lucha contra el Cáncer

Beneficios de realizar ejercicio en personas con Cáncer

Seguro que te preguntarás qué puedes hacer cuando el cáncer ha llegado a ti o a un familiar tuyo. Pues bien, en este artículo voy a hablarte de los ocho beneficios de realizar ejercicio en personas con cáncer.

1. El músculo como órgano regulador

Desde hace un tiempo hasta ahora, el músculo ha cobrado la importancia que se merece: ya se considera ÓRGANO ENDOCRINO

¿Y esto qué significa?

Que hacer ejercicios de fuerza durante un proceso de cáncer es sinónimo de:

Ganar músculo reduce riesgos
  • Regulación del metabolismo
  • Control del peso corporal
  • Ayuda en los procesos inflamatorios
  • Mejora la sensibilidad a la insulina
  • Control de la función cognitiva
  • Y también parece que está involucrado en el control del crecimiento tumoral.

2. El ejercicio reduce la sensación de cansancio o fatiga

Y también ayuda a dormir mejor.

Según la American Cancer Society, así es.

La sobreexposición a momentos de estrés y la incertidumbre que suele haber en la propia enfermedad, los procesos de falta de sueño, fatiga y cansancio suelen estar a la orden del día.

El ejercicio va a aliviar esos efectos secundarios, y va a actuar como una «PASTILLA DE VITALIDAD» evitando tanta fatiga, y ayudando a dormir mejor.

3. Reduce los efectos secundarios del tratamiento de cáncer

Los síntomas más comunes son:

Gran aliado en tu lucha

Dolores musculares y articulares, falta o exceso de apetito, falta de sueño, malestar general, dolores de cabeza, calambres, parestesias, estreñimiento o diarrea, etc…

Mantener una buena musculatura y una actividad diaria moderada va a ayudar siempre a contrarrestar estos efectos secundarios.

Los calambres y dolores articulares y musculares van a ser mucho más leves, y va a actuar también como un regulador de la salud gastrointestinal, evitando tanto malestar y aliviando la diarrea o el estreñimiento.

4. Ayuda a contrarrestar el LINFEDEMA

Uno de los problemas a los que se enfrentan pacientes con cáncer es la aparición del temido LINFEDEMA tras haberles quitado parte de alguna cadena linfática cercana al tumor. Esto se hace para evitar que las células cancerígenas se expandan hacia el resto del cuerpo.

Y una de las funciones del sistema linfático es drenar el líquido sobrante de las extremidades que no puede ser absorbido por el sistema cardiovascular.

Al quitar una de las cadenas, tanto de la axila o de la ingle, hay que drenar manualmente y mantener una musculatura activa que consiga actuar como «bomba de drenaje» para mover todo ese líquido que se queda «atascado».

5. Controla el peso y el apetito

Otra de las cuestiones que más preocupan a las personas que han pasado o están pasando un cáncer, es el aumento de peso, y la falta o el exceso de apetito.

La pérdida de masa muscular hace que se reduzca el metabolismo basal, por lo que se tiene tendencia a coger más grasa corporal y aumentar el peso en general.

Si la persona no hace ejercicio, aumentan los problemas derivados del sedentarismo (obesidad, diabetes, problemas cardiovasculares, etc) sumados a los efectos secundarios de los tratamientos.

Sin embargo, si la persona mantiene una actividad y ejercicio adecuados para mantener o aumentar su masa muscular va a protegerse de esos problemas y a controlar la falta o el exceso de apetito.

6. Protege el sistema inmunitario

Ayuda a mejorar el sistema inmunitario

Otra de las cosas que aún no está demasiado extendida, es que mantener una actividad alta y un ejercicio físico adecuado va a aumentar la salud en general, protegiéndonos ante enfermedades, y concretamente reforzando el sistema inmunitario.

En personas con cáncer, este sistema se ve mermado y tienden a coger más resfriados, virus e infecciones por una mala absorción de nutrientes y vitaminas derivado de los tratamientos contra el cáncer.

El ejercicio una vez más ha demostrado ser un potente protector del sistema inmunitario, y es por esto que se convierte en una razón de peso para seguir un programa guiado por profesionales.

7. Aumenta el funcionamiento de la mente

Cuanto más alto es el nivel físico, mayores conexiones cognitivas.

El ejercicio es necesario para el desarrollo cognitivo ya que fomenta las conexiones neuronales. En personas con cáncer, estas conexiones pueden verse afectadas por las medicaciones.

Expresa tus experiencias y miedos

Es también un potente precursor de la SALUD MENTAL protegiendo ante la depresión.

Y otra cosa muy importante es que hacer ejercicio también va a fomentar la FUNCIÓN SOCIAL y exteriorizar sus problemas. Hablar con otras personas va a ayudar a que «no se queden dentro» sus preocupaciones y situación, generando lazos afectivos y apoyándose en personas que van a ayudarles socialmente.

8. Mejora la calidad de vida en general

Aún hace falta repetir mucho sobre las bondades del ejercicio físico y el aumento de la calidad de vida en todos los aspectos.

El cuerpo está hecho para moverse, por lo que si no nos movemos dejamos de realizar una función vital y como consecuencia, perdemos parte de nuestra salud.

Hacer ejercicio va a reducir los marcadores cancerígenos y factores de riesgo que pueden desencadenar cualquier tumor. Y aún desarrollando un cáncer por otros factores (ambientales, genéticos…), si partimos de una condición física elevada y nos enfrentamos a esta enfermedad, tendremos más posibilidades de sobrevivir que si partimos de una condición física muy mermada y aparecen muchos más problemas que afecten negativamente a nuestra salud.

Y posiblemente, se sigue estudiando sobre la reducción de la aparición de algunos tipos de cáncer, o recaídas de los mismos una vez superada la enfermedad.

Cuídate

Quiero compartir una historia de superación e inspiradora de una persona muy especial. A Mamen el ejercicio le ha cambiado la vida:

el ejemplo de Mamen

Deja una respuesta